Cuatro oferentes a nivel nacional están interesados en construir ecoparque de Mallorquín

Proceso de selección abierta se cerró el 15 de junio. Empieza el camino para la adjudicación de la recuperación integral del tesoro ambiental de Barranquilla y el Caribe.

El proyecto para la recuperación integral de la ciénaga de Mallorquín dio otro paso clave al cerrar el proceso de selección abierta el pasado 15 de junio con cuatro oferentes a nivel nacional: tres consorcios y una empresa privada, interesados en construir el Ecoparque UF1 Distrito Familiar.

“En el proceso de selección se solicitaron condiciones jurídicas, técnicas y financieras razonables y proporcionales al objeto que se pretende contratar, que garantizan la correcta ejecución del contrato y que brindaron la posibilidad a quienes estuvieron interesados en participar. Una vez realizado el cierre del proceso se recibieron propuestas de cuatro oferentes”, manifestó la gerente de Edubar S.A., Angelly Criales.

Esta primera licitación abre el camino para el proyecto ‘Recuperación Integral de la Ciénaga de Mallorquín’, que adelanta la Alcaldía de Barranquilla por iniciativa del alcalde Jaime Pumarejo Heins, a través de Edubar S.A. 

La UF1 está pensada para el disfrute de actividades de contemplación en recorridos ecológicos entre el manglar y el agua de la ciénaga, así como para el avistamiento de aves. Contempla la construcción de un muelle y espacios para la prácticas del ecoturismo y excursiones.

Este proyecto se da en el marco del reto ‘Soy Biodiverciudad’ del Plan de Desarrollo ‘Soy Barranquilla 2020-2023’, y no solo surge como una respuesta al cambio climático sino a la urgente necesidad de desarrollar una zona de esparcimiento y de encuentro con la naturaleza.

Con él se busca potencializar el cuerpo de agua y su entorno a través de la recuperación integral de los ecosistemas, la implementación de acciones de recuperación de la calidad del agua, las playas, el desarrollo urbano, los manglares, los parques, senderos e infraestructura que permita el disfrute y uso sostenible por parte de la población y el fortalecimiento del ecoturismo en esta zona.

Asimismo, se busca que la recuperación integral de la ciénaga de Mallorquín beneficie a la población potencializando la vocación turística del sector y el sentido de pertenencia hacia la ciénaga y el mar. Para ello, se estima que influirá de manera directa a 20.000 habitantes del barrio Las Flores y el corregimiento de La Playa.



Fuente